Imprimir

REFLEXIONES EN VOZ ALTA A LOS FACTORES DE CRECIMIENTO

Si recordamos las plaquetas son principalmente conocidas por su papel en el proceso de hemostasia (coagulación de la sangre), en el cual contribuyen a evitar la perdida de esta, en aquellas zonas vasculares que han sido dañadas.

Para llevar a cabo todo este proceso se adhieren, agregan y forman una superficie precoagulante de trombina y una red de fibrina.

No debemos de olvidar la capacidad de las plaquetas de secretar un gran número de moléculas que promueven la reparación y regeneración de los tejidos.

La adhesión de los factores de crecimiento y algunas proteínas fomentan propiedades que tienen algunas células de nuestro organismo como las células madre, (más bien Células Troncales) para desplazarse algunas zonas donde haya substancias químicas que puedan aprovechar.

Así pues, los factores de crecimiento autólogos en el momento actual, es una “herramienta” terapéutica de primer orden y a medida que el tiempo transcurra se ira potenciando el número de patologías a las que se podrá aplicar.

Por todo ello tanto la Medicina, como la Cirugía están adoptando continuamente nuevas terapias y procedimientos cada vez menos lesivas o agresivas para nuestro organismo, y que a la vez promuevan la recuperación en todos los ámbitos (funcional y psíquico) para el paciente, a fin de mejorar su calidad de vida y con unos costes más reducidos.